¿Qué se necesita para entrenar a un cachorro? Consejos prácticos ??

No hay compañero más tierno e incondicional que una mascota, ya sea un perro o un gato, ellos siempre son una compañía grata que nos ilumina el día. Nada más lindo que llegar a casa y saber que te van a recibir con amor. Pero el problema está cuando todavía no saben dónde hacer sus necesidades o cómo comportarse cuando hay visitas, etc. Por eso en este post te digo qué se necesita para entrenar a un cachorro.

Entrenar a un cachorro va más allá de enseñarle trucos. Más bien se trata de enseñarlo a socializar de una manera progresiva. No esperes que te haga caso de la noche a la mañana. Como si fuera un bebé humano, los cachorros necesitan tiempo para adaptarse al entorno y aprender a seguir tus reglas.

Antes del entrenamiento básico, tu cachorro debe saber responder satisfactoriamente cuando le dices “quieto”, “ven”, “no”, “siéntate”, etc. Luego de esa fase, puedes pasar a la etapa de entrenamiento propiamente dicha, ya sea para deporte canino, vigilancia o para jugar al frisbee, la actividad que tú desees. Para esa etapa de entrenamiento necesitas ciertos implementos que te facilitarán el proceso, los cuales te nombro a continuación.

8 Materiales que necesitas para entrenar a tu perro

Silbato

Puede ser tradicional o de ultrasonido para que solo lo escuche tu can y tú. Este material es imprescindible para enseñarle a tu mascota la obediencia básica. El silbato sirve como señal de llamada. La idea es condicionar el sonido con la comida. Para hacerlo, solo debes soplar el silbato e inmediatamente darle la comida a tu perro. Hazlo repetidas veces, de manera que tu mascota escuche e inmediatamente acuda a ti.

Clicker o pulsadores de adiestramiento

El clicker funciona igual que el silbido, pues el perro debe asociar el clic con la comida. Presionas el clicker y le das un premio (comida), durante unos cinco días, varias veces al día. Así, tu can responderá a la llamada y al mandato que le hagas.

Por ejemplo, si quieres que el perro te de la pata, debes presionar el clicker, ponerle tu mano libre para que te de la pata, esperar que te la de, y luego, con la otra mano donde tienes el clicker y la recompensa, darle la recompensa a modo de premio.

Tapetes de entrenamiento

Los tapetes de entrenamiento para perros son una herramienta primordial que no debe faltar en tu hogar, sobre todo si vas a dejar a tu can mucho tiempo solo o si se te complica sacarlo a hacer sus necesidades porque vives en un apartamento.

Los tapetes para los perros son como la caja de arena para los gatos. Estos tapetes o alfombras están diseñados para que tu perrito haga pipí o popó. Por lo general, cuando le enseñamos el lugar en el que debe hacer, le ponemos papel periódico o de revista. Sin embargo, sabemos que ese método es incómodo para nosotros los humanos a la hora de limpiarlo, además hace que el lugar huela mal, lo cual no es para nada agradable.

Las alfombras o tapetes de entrenamiento están hechos de materiales absorbentes que evita los malos olores y no dejan que se escurran la orina. Hay unos que incluso parecen grama, opción bastante atractiva para los cachorritos.

Spray atrayente de micciones / Spray repelente de micciones

El spray atrayente de micciones está formulado a base de esencias naturales que imitan los olores que tu perro huele cuando lo sacas a hacer sus necesidades o cuando ya ha “marcado” en algún sitio. Lo venden en cualquier tienda para perros y es súper útil para indicarle al cachorro dónde debe evacuar.

De igual manera, el spray repelente de micciones evita que los cachorros defequen en zonas no deseadas. Están hechos de esencias naturales con olores desagradables para los perros.

Tanto el spray atrayente como el repelente debes usarlos dos veces al día durante dos semanas, y luego tres veces por semana.

Juguetes mordedores (rasca encías para cachorros)

Los cachorros muerden todo y eso es completamente normal, no te alarmes. Ellos son tal cual como los bebés, pues les están creciendo los colmillitos y también les pican las encías. Los juguetes mordedores le enseñan a no morder tus zapatos, ni tu ropa interior, ni el mueble, ni tus manos. Es decir, les enseñan a no morder nada que no deban.

Los juguetes mordedores pueden ser de cuero, algodón, yute o tela francesa. Algunos tienen forma de huesos grandes y muy duros (que además mantienen a tu cachorro súper ocupado y entretenido). También pueden ser pelotitas especiales. Los hay de muchos modelos.

Los mordedores son para los cachorros lo que los rasca-encías son para los bebés humanos.

Mancuernas caninas o apports

Son las herramientas indicadas para enseñar a tu perrito a buscar, coger y soltar cualquier objeto que desees.

También conocidos como motivadores para perros, los apports lucen tal cual como las mancuernas humanas, pero están hechos de madera, yute o plástico. Están diseñados para adiestrar a los perros en obediencia, rescate, y rastreo de narcóticos y explosivos. Asimismo, con los aportes se practica la mordica y se controla el agarre de objetos.

Además, se puede usar como juguete para que el perro muerda y libere energía.

Cama para cachorro

Otro objeto importante para tu can es una cama especial para él, adecuada a su tamaño. Si bien, sé que es muy tierno que duerma en tu propia cama, pero hay que darle su lugar y enseñarle y aquedarse ahí. Es bueno que ellos tengan su propio espacio para descansar. Por eso las camitas acolchadas de perrito es uno de los must have para entrenarlo.

Snacks de recompensa

¡Importante! La comida es el mayor incentivo que tiene tu perro para aprender mucho más rápido. Sin comida, no puedes condicionarlo en el entrenamiento. Mientras le enseñas algunas señales de llamada a tu perro (con el silbato o el clicker), la idea es que le des comida (un trozo de galleta o croqueta) una vez que el cachorro haya obedecido y respondido a la señal correctamente.

Como te comenté en un principio, el perro asociará la señal de mando con comida, lo cual hará que responda obedientemente a lo que le digas. Ya luego, cuando haya aprendido, (después de varias semanas de entrenamiento), estos pasapalos de recompensa no serán necesarios.

Las comidas que funcionan como premio para el entrenamiento de tu cachorro son aquellas elaboradas especialmente para los perros. Estas comidas pueden ser secas o blandas. Las secas son las croquetas; y las blandas son las salchichas para perro o las imitaciones de tocino. También hay opciones alternativas como chupetas o piruletas con sabor a carne o pollo.

¿Cómo entrenar a un cachorro para un comportamiento adecuado?

Cada uno de los objetos que te nombré en el apartado anterior sirve para enseñarle a tu cachorro cosas específicas, como hacer sus necesidades en el momento y el lugar adecuado, no morder los zapatos ni destrozarlos, dormir sin llorar, obedecer órdenes, etc.

Entrenar a un cachorro para que haga sus necesidades en el tiempo y lugar adecuado

Para esta ocasión, el tapete de entrenamiento y los sprays (atrayente y repelente) son los productos que vas a usar más, sobre todo si vives en un apartamento.

Cuando se vive en una casa con patio, la idea es sacar a tu cachorro constantemente (cada 45 minutos o cada hora) para irlos acostumbrando al terreno, se familiaricen y hagan sus necesidades. Guíate por la regla de horas a meses. Es decir, los cachorros pueden aguantar las ganas de orinar o defecar, la cantidad de horas equivalente a su edad. Por ejemplo, un perro de un mes solo puede aguantar una hora, y un perro de 4 meses solo puede aguantar 4 horas. Durante la noche es diferente porque ellos, al igual que nosotros, “se apagan”.

Por eso, siempre debes llevar a tu perro a hacer sus necesidades en la primera hora de la mañana cuando ambos se levanten, una hora antes de dormir, y minutos antes de dejarlo solo en la casa durante un tiempo prolongado.

Mantente atento a las señales comunes que da tu perro cuando quiere hacer sus necesidades. Esas señales son: andar en círculos, caminar de un lado a otro, olfatear, salir de la habitación y gimotear. Si lo ves haciendo estos movimientos, sácalo rápido o llévalo al tapete.

Pon el tapete en el lugar donde desees que tu perro haga sus necesidades. Al principio, el cachorrito hará en casi todos lados, pero casi siempre hay un sitio específico que ellos suelen buscar para hacer ahí. En ese caso, cuando tú ubiques dónde tu cachorro se siente más cómodo, pon el tapete ahí. Esto sirve como medida para que se acostumbre a hacer en el tapete. Luego de que se acostumbre, puedes poner el tapete en el lugar que tú prefieras, rociar atrayente de micciones ahí, y también rociar repelente en el sitio que el cachorro frecuentaba.

Entrenar a un cachorro para que no muerda cosas que no debe

Para este objetivo necesitarás los juguetes mordedores. Como te dije, al principio los perritos muerden todo, hasta tus manos (lo cual puede resultar doloroso porque los colmillitos, cuando salen, suelen ser bastante afilados). Por más que no quieras, debes regañarlo cuando muerda cosas que no deba o te lastime sin querer.

Jamás recurras a la violencia ni a los gritos. Con un “no, eso no”, o un “shhh, no lo hagas” es suficiente. Cuando lo encuentres mordiendo algo indebido, quítaselo y dale el mordedor. Una vez que muerda el juguete mordedor, dale un snack. Hazlo varias veces. De esta manera, tu perro asociará el mordedor como algo que sí puede hacer.

Entrenar a un cachorro para que obedezca órdenes especiales

En esta oportunidad necesitarás el silbato o el clicker. Si quieres que tu perro de la pata, se quede quieto o venga hacia ti, simplemente tienes que pitar o clickar, decir la orden, esperar que el perro responda, y darle el snack de recompensa. Una y otra vez, varias veces al día, por varias semanas, lo necesario para que el perro aprenda y esté condicionado al mandato.

Entrenar a un cachorro para dormir sin llorar

La cama de cachorro es la herramienta que te ayuda a lograr esta meta. Primero evalúa dónde quieres que duerma el perrito, ¿en tu habitación o en otra? Pon la cama en el sitio que hayas elegido. Pero ten en cuenta que cuando están muy cachorros siempre querrán estar contigo, cerca de ti. En ese caso, pon dos camitas (o bien, algunas sábanas dobladas y acolchadas), una en tu habitación y otra en la habitación que hayas dispuesto para su descanso.

Al principio querrán dormir en el calor de tus brazos. Aunque suene tentador hacerlo, te recomiendo que no lo hagas. Si sabes que, después de grande, tu perro no podrá seguir durmiendo contigo, mejor lo enseñas desde ahorita. De lo contrario, cuando lo hayas acostumbrado a dormir en tus brazos y luego quieras presionarlo a dormir en otro lado, lo confundirás porque pensará que hizo algo malo.

Entonces, con una cama especialmente para él en tu habitación, y otra cama en otra habitación, él asociará esos lugares como los sitios de descanso. Cuando están pequeños duermen mucho, incluso si los acaricias. Procura acariciarlos y dormirlos en su cama para que se vayan acostumbrando.

Ahora bien, una vez que tu perro crezca y sientas que ha llegado el momento de que duerma definitivamente en otra habitación y no en la tuya, necesitarás tener mucha la paciencia. La primera noche que lo dejes durmiendo solo, llorará (y mucho); la clave está en ignorarlo, porque si caes en la tentación y lo rescatas cuando empiece a llorar, el perro asociará el llanto como el llamado perfecto para que tú hagas lo que él desea. Por eso ten mucha paciencia. Quizás llore las primeras tres noches, pero luego se acostumbra y se queda tranquilo.

Entrenar a un cachorro para que no fastidie pidiendo comida a los demás

Los perros son hermosos y los amamos, pero también estamos de acuerdo con que es muy molesto que estemos comiendo y ellos estén frente a nosotros llorando para que les demos de nuestra comida. Esta es una muy mala maña de un perro realmente malcriado.

Sí, es normal que se nos queden viendo mientras comemos, como esperando que los consintamos con un bocado (a fin de cuentas, los perros responden a su instinto animal y básico de la comer). Lo que no es normal es que el perro comience a llorar o haga ademanes de querer arrebatarnos la comida, ¡eso no debemos permitirlo!

Para quitarle esa mala maña, debes acostumbrar a tu cachorro a comer en horarios específicos. Cuando los perros están cachorros son muy glotones. Si dejas que el perro coma en exceso lo estarás enviando directamente al sobrepeso. Como los humanos, los perritos también sufren complicaciones de salud cuando pesan más de lo debido.

Te recomiendo que alimentes a tu can de acuerdo con la dieta BARF. Consiste en darle el equivalente al 10% de su peso, de forma que si pesa 3 kilos, le daremos 300 gramos de comida a lo largo del día.

La idea es hacer que tu perro coma siempre, a las mismas horas, una misma cantidad de comida. Cuando están muy cachorros, necesitan comer varias veces al día, unas tres veces. En ese caso, debes dividir los gramos diarios y equilibrarlos en cada comida. Si tu perro pesa 3 kilos y debe alimentarse con 300 gramos de comida, entonces debes darle 100 gramos en la mañana, 100 gramos a mediodía y 100 gramos en la noche. Después que cumpla 8 meses o el año, entonces puedes acostumbrarlo a comer una sola vez al día.

Nunca le des alimentos entre comidas, eso de “la merienda” no va. Y cuando te vea comiendo y se ponga a llorar para que le des, regáñalo e ignóralo, repetidas veces, hasta que entienda.

Nota importante: Desde pequeño enséñale que tú puedes meter la mano en su comida y quitársela sin que él se ponga agresivo. Esto es realmente imprescindible y se logra acostumbrándolo desde pequeños. Puedes iniciar tú mismo dándole la perrarina con la mano, o metiendo tu mano en su plato mientras come. Hazlo siempre hasta que se acostumbre.

Algunas recomendaciones para entrenar a un perro y no rendirte en el intento

  • Ten paciencia, tu perro no aprenderá de un día para otro, a veces esto de entrenarlo puede tomar un año o más. No le grites ni lo maltrates si te sientes frustrado porque no logra hacer lo que tú deseas. Ellos hacen lo mejor que pueden para hacerte feliz.
  • Siempre elogia a tu perro cada vez que haga algo bien, dile cosas buenas, mímalo, dale a entender que lo ha hecho grandioso y que eso te alegra mucho.
  • No lo lleves a hacer ejercicio ni antes ni después de comer porque le puede dar una torsión gástrica. Si lo vas a hacer, que sea hora y media antes, u hora y media después.
  • Estudia la raza de tu perro. Habla con el veterinario o busca en internet. Cada raza necesita un entrenamiento específico.
  • Ten en cuenta que los cachorros de 12 semanas o menos son tal cual como bebés humanos y no tienen control de su vejiga ni de sus intestinos. No te estreses y no castigues a tu perro si en las primeras semanas no aprende a hacer sus necesidades donde es debido.

Como habrás notado, entrenar a un cachorro puede ser bastante divertido y satisfactorio, aún más si lo haces con los productos que te comenté en este post. Me parece que los más imprescindibles son los tapetes y los sprays. ¿Cuáles crees tú que son los más importantes?

Leave a Comment